#TamaulipasGate: Así salpica el crimen organizado a los políticos

62
  • Nuevas revelaciones sobre Sergio Carmona y su influencia financiera en las campañas tamaulipecas salen a la luz y ponen en jaque las candidaturas en Tamaulipas

Esta semana surgieron nuevas revelaciones que confirman y ponen al descubierto la relación del crimen organizado, y cómo la financiación ilícita producto del huachicol vuelve a salpicar a las campañas.

En esta ocasión, se trata de la financiación ilegal a varios políticos y candidatos a ostentar algún cargo público tras las próximas elecciones de junio; concretamente al diputado federal Erasmo González Robledo, Olga Sosa Ruiz, excandidata a la alcaldía de Tampico; Carmen Lilia Cantúrosas, de Nuevo Laredo; Héctor Villegas, alcalde de Río Bravo; Armando Martínez Manríquez, alcalde de Altamira; Eduardo Gattas Báez, alcalde de Victoria, e incluso, al precandidato a gobernador Américo Villarreal Anaya, entre otros.

Estos personajes tienen algo en común: Todos recibieron millones de pesos en efectivo, lujosos vehículos, aviones privados a su disposición, respaldo operativo y pago de artistas para el cierre de sus campañas entre otros beneficios y apoyos, por el extinto ‘empresario’ ligado al tráfico de combustible, Sergio Carmona Angulo, asesinado hace unas semanas en el municipio de San Pedro, Nuevo León.

La Unidad de Inteligencia Financiera del Estado ha abierto carpetas de investigaciones contra algunos de estos personajes ante las evidencias recopiladas como fotografías, declaraciones de testigos, informes hacendarios, registros notariales, bitácoras de vuelo y otra serie de pruebas que los ligan al llamado “Rey del Huachicol”, cuyo misterioso asesinato se registró apenas unos días después de que se revelaran los primeros escándalos políticos.

Testigos describen, según lo registrado en las carpetas de la investigación, la entrega de entre 20 a 30 millones de pesos a diversos candidatos que hoy son alcaldes, así como al propio aspirante a la gubernatura de Tamaulipas. Estos recursos, sin duda, son usados para comprar conciencias y votos al interior del partido así como para invertir en propaganda y acarreos en diversos momentos claves de las campañas.

Además, las fuentes destacan como la ruta del dinero del fallecido empresario Sergio Carmona Angulo, se utilizó para comprar candidaturas, como la del propio Américo Villarreal, quien pese a ir abajo en las encuestas contra su contendiente Maki Ortiz Domínguez de Reynosa, logró hacerse con la influencia en Palacio Nacional y hacerse con la candidatura frente a figuras como Héctor Martín Garza o Rodolfo González Valderrama.