Presa de La Boca; el cementerio oculto de Monterrey

64
Aprovechando el nivel de agua más bajo de su historia, la Comisión Local de Búsqueda de Personas de Nuevo León ha emprendido la búsqueda de cadáveres al fondo de la Presa de La Boca.

Se trata de uno de los métodos de ejecución más utilizados por grupos delictivos no sólo en los últimos tiempos, sino desde mediados del siglo pasado.

El método consiste en atar a la víctima a botes de cemento, mismos que servirían como ‘ancla’ al momento de arrojarla a las profundidades de la presa, donde moría ahogada.
Debido a la crítica situación que atraviesa la presa en la actualidad, decenas de ‘anclas’ (tambos, cubetas y blocs de cemento, entre otros) han emergido a la superficie, despertando la sospecha de autoridades y colectivos dedicados a la búsqueda de personas.

Desde ayer, un operativo conformado por miembros de Fuerza Civil y comisiones de búsqueda, acompañados por perros entrenados y herramientas de excavación, buscan pistar para determinar si alguno de estos objetos aporta pistas para la localización de cuerpos de personas buscadas por sus familias, algunas desde hace años.