Los dirigentes nacionales de los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) anunciaron que impugnarán los resultados y exigirán la anulación de las elecciones a Gobernador en Campeche, Guerrero, Michoacán y San Luis Potosí.

Marko Cortés, dirigente del PAN, aseguró que la elección en San Luis Potosí debe anularse “debido a las múltiples irregularidades antes y durante la jornada electoral”.

Entre las irregularidades que el panista citó están que el candidato del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Ricardo Gallardo, rebasó los topes de campaña “en al menos el 24 por ciento del monto establecido”.

Añadió que han identificado que el candidato gastó 36.2 millones de pesos, 7 millones más del monto autorizado por las autoridades electorales.

'Dijo que procedería contra su propia familia, vamos a ver si es cierto': Marko Cortés
Foto: Milenio

Zambrano dijo que entre las irregularidades detectadas están fallas en el 80 por ciento de las casillas instaladas en Michoacán, como actas adicionales, supuesta participación de grupos criminales en la elecciones.

“En distintos municipios de la zona de Tierra Caliente se señalaron irregularidades como que el crimen organizado pedía que se marcaran las boletas en favor de Morena”, ejemplificó.

Agregó que en los 15 municipios que corresponde a la zona de Tierra Caliente, en 13 de ellos gana el candidato de Morena “con un cifras que rebasan la participación, en un caso de 75 o de 80 por ciento de participación ciudadana, cuando nunca antes se había dado una supuesta participación en esta proporción”.

Sobre Campeche, dijo que su acusación se basa en que existió “una clara intervención en favor de la candidata y los candidatos de Morena”; además, señaló que existió la intervención del Gobierno federal, mediante la difusión de programas sociales y visitas de autoridades federales.

En el caso de Guerrero señaló que “hubo un dispendio de recursos, hubo una violación sistemática a la intervención de programs sociales, en el tema de las casillas, una participación abierta de la delincuencia organizada”.