Un triste caso se vivió en un domicilio de Atotonilco, Hidalgo, donde una niña de 13 años murió presuntamente envenenada junto a sus tres mascotas.

Todo parece indicar que el padre de la víctima encontró a su hija y a sus tres perros tirados en el piso y a ella con espuma en la boca.

A pesar de pedir ayuda, los paramédicos poco pudieron hacer ya que la menor no tenía signos vitales.

Por ahora la Procuraduría General de Justicia del Estado  dijo que investigarán el hogar donde se encontró a la menor y a los animales.

Algo que llama la atención es que esta misma semana un caso similar se dio en Veracruz, donde una niña de nombre Adriana, murió por comer pan envenenado el cual unos vecinos habían dejado en la calle para matar a la mascota de la familia.

También, el hermano de la niña se encuentra internado en el Hospital General Valentín Gómez Farías de Coatzacoalcos donde lucha por sobrevivir.

OTROS CONTENIDOS DEL BLOG: