¿Qué sienten los perros cuando los acaricias?

144
FOTO: Croquetas Chop

Las caricias para los perros tienen un gran significado, ya que son un código de comunicación entre los semejantes y el ser humano, como un tipo de palabras.

Por lo general, a los caninos les encanta ser mimados y acariciados, así que no está de más saber lo que las muestras de afecto significan para él.

Es importante mencionar que, según la zona del cuerpo de que se trate, para el perro indican la posición jerárquica y el humor de quien las realiza.

Caricias en la cabeza

Si nosotros acariciamos la parte alta de la cabeza de nuestras mascotas, estamos demostrando superioridad, imitando a un perro cuando le pone la pata encima a otro. Estas muestras de cariño con confortantes y tranquilizadoras para nuestro perro, sin embargo, también pueden ser interpretados como una amenaza ya que estas demostrando quién manda.

giphy

En el lomo

Al acariciar el lomo o palmear los costados en actitud de compinche, estamos imitando a dos perros cuando juegan y se tocan alternativamente con las patas. Es una caricia que puede tener una característica dominante pero no autoritaria, implica decir “soy tu amo, pero estoy dispuesto a compartir contigo momentos de juego y de placer”.

giphy

Alrededor del cuello

Son las caricias de la ternura y la comunicación. El animal las relaciona con los lametones cariñosos y protectores que la madre da a sus cachorros y el perro, encantado, extiende el cuello para prolongarlas: ‘Me siento querido’.

giphy

Zonas inferiores

Son caricias que se deben dar a los perros cuando no hay duda de quién es el dominador y quién el dominado. Deben reservarse para canes naturalmente sumisos. Es una recompensa, una muestra de amor,pues el dueño no actúa como jefe o líder manifiesto.

giphy

Rascar la panza

Si tu perro enseña la panza para que se la rasques, está demostrando que es un sometido. Es importante mencionar que nunca debes negar estas caricias, pues está demostrando su amor sincero.

giphy

Lo que nunca se debe hacer

Jamás en un perro dominante o con conflictos de dominancia se le debe acariciar el pecho, ya que, en ese lugar, existen receptores de placer que se activan con el contacto y que están relacionados con la actitud de montar como expresión de dominio.

giphy