La intensa carga vehicular, tanto de automóviles como de tráilers y camiones, es una constante al sur de Monterrey, donde convergen varias de las arterias más transitadas de la ciudad.

Nos referimos a las avenidas Garza Sada, Revolución y Lázaro Cárdenas, que desembocan hacia la salida de la Carretera Nacional, y donde diariamente miles de ciudadanos pierden tiempo y dinero al estar atorados en el tráfico por el ‘cuello de botella’ que se genera en las intersecciones de dichas arterias al sur de Monterrey.

Ante esta problemática, este martes se presentó un plan de movilidad para esta zona del sur de Monterrey, que busca agilizar los traslados de los conductores y mejorar la vialidad para los ciudadanos.

TE PUEDE INTERESAR: Va Larrazabal por puente elevado en Santa Catarina

El proyecto, presentado en conjunto por los candidatos a la Gubernatura de Nuevo León, Adrián de la Garza, y la Alcaldía de Monterrey, Francisco Cienfuegos, plantea desfogar el tráfico mediante un eje vial en la intersección de las avenidas Lázaro Cárdenas y Eugenio Garza Sada.

El proyecto contempla pasos elevados en Av. Lázaro Cárdenas a la altura de Mederos y hasta el arroyo Los Elizondo; y otro de norte a sur, a la altura del Parque Canoas en la circulación de sur a norte y viceversa, del Parque Canoas, por la Carretera Nacional y que terminaría en Satélite.

Con este eje vial se reducirá una tercera parte de los tiempos de traslado en la zona: de 39 minutos a 14 minutos para quienes circulan de sur a norte, y de 27 a 9 minutos en el sentido de norte a sur.

Con ello se pretende tener un 75 por ciento de flujo continuo de vehículos y el 25 por ciento restante entrará en zona de semaforización.

Este distribuidor beneficiaría a cerca de 425 mil personas que transitan diariamente por estas arterias al sur de Monterrey.

«Son acciones en conjunto que estamos estableciendo con las propuestas al candidato a Gobernador Adrián de la Garza que van a venir a sumar a una plataforma muchísimo más completa a nivel estatal», expresó Paco Cienfuegos durante la presentación del proyecto.

El distribuidor vial al sur de Monterrey podría arrancar en un año y medio, e implicaría una inversión de entre mil 200 y mil 500 millones de pesos, donde el 70 por ciento del presupuesto correría por parte del Estado y el resto, por el municipio.

OTROS CONTENIDOS DEL BLOG: