El pasado 12 de septiembre, entre el boulevard Agustín Olachea y la calle Colima de la Paz, en Baja California Sur, amaneció un espectacular patrocinado por cinco asociaciones religiosas que reclaman a la comunidad LGBTI el uso del arcoíris como un símbolo de perdición.

El anuncio afirma que según el Génesis 9:13-17, el arcoíris originalmente fue un símbolo de la promesa de Dios, dando a entender que además lo exigen de regreso, como si se tratara de una propiedad privada. Es como decir: «es mío porque yo lo vi primero»… Es por ello que muchos usuarios de redes sociales lo consideran un acto infantil, pero sobre todo un mensaje de odio.

5d7bf0b1541c9

Tras su aparición a la vista de todos, integrantes de la población LGBTI se acercaron al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), a fin de solicitar que el espectacular sea retirado. Sin embargo, la respuesta no ha sido la más satisfactoria.

Las autoridades argumentaron que el anuncio no puede considerarse como una incitación directa al odio, debido a que no contiene una amenaza directa contra la población LGBTI. Por este motivo se negaron a descolgarlo. En consecuencia, Samanta Lilian, miembro de La Paz es diversa, hizo un llamado a la comunidad para que no se dejen intimidar con provocaciones cobardes.
5d7bfeab45eaa

Te podría interesar:

· Trump conmemora con minuto de silencio la caída de las Torres Gemelas

· ¿Duermes con la luz encendida? ¡Podrías sufrir obesidad!