7.6 C
Monterrey
sábado, febrero 4, 2023

¿Qué significa la visita de los Siete Templos?

Comparte esta nota

La tradición de visitar los siete templos  perdura entre los regiomontanos durante cada Semana Santa. Consiste en visitar siete templos donde esté el Santísimo Sacramento en vigilia y se hace oración.

Los siete templos significan cada uno de los pasajes de Jesús previo a la Pasión.

Jesus en el Huerto de los Olivos

 

El primer pasaje se refiere a Jesús en el huerto de los olivos, donde tiene una gran necesidad de orar después de la última cena.

 Lectura       Lc 22,39-46

«Salió y, como de costumbre, fue al monte de los Olivos, y los discípulos le siguieron. Llegado al lugar les dijo: ‘Pedid que no caigáis en tentación’. Y se apartó de ellos como un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba diciendo: ‘Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya’. Entonces se le apareció un ángel venido del cielo que lo confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. Levantándose de la oración, vino donde los discípulos y los encontró dormidos por la tristeza; y les dijo: “¿Cómo es que estáis dormidos? Levantaos y orad para que no caigáis en tentación”».

 

Jesus es enviado a casa de Anas

 

El segundo pasaje refiera a Jesús llevado atado a la casa de Anás como un delincuente común, Jesús es llevado a donde Anás, un hombre de influencia que en otro tiempo fue sumo sacerdote.

 

 

Lectura       Jn 18,19-22

«El Sumo Sacerdote interrogó a Jesús sobre sus discípulos y su doctrina. Jesús le respondió: “He hablado abiertamente ante todo el mundo; he enseñado siempre en la sinagoga y en el Templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he hablado nada a ocultas.  ¿Por qué me preguntas?  Pregunta a los que me han oído lo que les he hablado; ellos saben lo que he dicho.”  Apenas dijo esto, uno de los guardias que allí estaba, dio una bofetada a Jesús, diciendo: “¿Así contestas al Sumo Sacerdote?” Jesús le respondió: “Si he hablado mal, declara lo que está mal; pero si he hablado bien, ¿por qué me pegas?”»

Jesus es enviado a casa de Caifas

 

En el tercer pasaje Jesús llevado atado a la casa de Caifás, suegro de Anás, quien reúne en su casa a todos los miembros del Sanedrín: el sumo sacerdote actual, los ancianos del pueblo y los escribas.

 

 

Lectura       Mt 26,63-68

«Pero Jesús seguía callado. El Sumo Sacerdote le dijo: “Yo te conjuro por Dios vivo que nos digas si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios”.  Dícele Jesús: “Sí, tú lo has dicho.  Y yo os declaro que a partir de ahora veréis al hijo del hombre sentado a la diestra del Padre y venir sobre las nubes del cielo.”  Entonces el Sumo Sacerdote rasgó sus vestidos y dijo: “¡Ha blasfemado!  ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos?  Acabáis de oír la blasfemia.  ¿Qué os parece?”, respondieron ellos diciendo: “Es reo de muerte”. Entonces se pusieron a escupirle en la cara y a abofetearle; y otros a golpearle, diciendo: “Adivínanos, Cristo. ¿Quién es el que te ha pegado?”».

Jesus esta ante Pilato

El cuarto pasaje refiere a Jesús llevado ante Poncio Pilato.

El Sanedrín había decidido que Jesús era culpable de blasfemia y por lo tanto debía morir, pero al estar bajo la ocupación romana, no tenían facultad de infligir la pena capital, así que tuvieron que llevar el caso ante Poncio Pilato, el gobernador romano

 

Lectura       Jn 18,35-37

«Pilato respondió: “¿Es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?” Respondió Jesús: “Mi Reino no es de éste mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí.” Entonces Pilato le dijo: “¿Luego tú eres Rey?” Respondió Jesús: “Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”».

Jesus esta ante HerodesEn el quinto pasaje Jesús es llevado ante Herodes.

Cuando llevaron a Jesús ante Herodes, este se sorprendió de su apariencia majestuosa y de la calma de su conducta. Durante unos quince minutos hizo Herodes preguntas a Jesús pero no respondió. Herodes lo provocó, desafiándolo a que realizara un milagro, pero Jesús no respondió a sus muchas preguntas ni a sus desafíos.

Herodes convencido de que Jesús no hablaría ni realizaría un milagro para él, Herodes, después de burlarse de Jesús lo envolvió en un viejo manto de púrpura real y lo mandó de vuelta a Pilato. 

Lectura       Lc 23, 8-9; 11

«Cuando Herodes vio a Jesús se alegró mucho, pues hacía largo tiempo que deseaba verle, por las cosas que oía de Él, y esperaba presenciar alguna señal que Él hiciera. Le preguntó con mucha palabrería, pero Él no respondió nada. Pero Herodes, con su guardia, después de despreciarle y burlarse de Él, le puso un espléndido vestido y le remitió a Pilato».

Jesus regresado ante Pilato

 

El sexto pasaje Jesús es regresado con Pilato.

Al regresar ante Pilato, el pueblo pide que Jesús sea crucificado, es en este momento que Pilato se lava las manos por la sangre que se derramaría por un hombre inocente.

 

Lectura       Mt 27,22-26

«Díceles Pilato: “¿Y qué voy a hacer con Jesús, el llamado Cristo?” Y todos a una: “¡Sea crucificado!”. “Pero ¿qué mal ha hecho?”, preguntó Pilato. Mas ellos seguían gritando con más fuerza: “Sea crucificado”. Entonces Pilato, viendo que nada adelantaba, sino que más bien se promovía tumulto, tomó agua y se lavó las manos delante de la gente diciendo: “Inocente soy de la sangre de este justo. Vosotros veréis.” Y todo el pueblo respondió “¡Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!”. Entonces les soltó a Barrabás…»

Jess llevado a su Pasin

 

En el séptimo pasaje Jesús es llevado a su Pasión

Luego del momento en que Pilatos se lava las manos, Jesús es llevado a su crucifixión.

 

 

Lectura       Mt 27,27-31

«Entonces los soldados del procurador llevaron consigo a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de Él a toda la corte. Le desnudaron y le echaron encima un manto de púrpura; y, trenzando una corona de espinas se la pusieron sobre su cabeza y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de Él, le hacían burla diciendo: “¡Salve, Rey de los judíos!”; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza. Cuando se hubieron burlado de Él, le quitaron el manto, y le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle.»

Notas Relacionadas

Ignoran Samuel y Mariana recomendación sobre Emilio

De acuerdo con información proveniente de medios locales, el...

Arde basurero clandestino en Cerro de la Silla

Elementos de Protección Civil y Bomberos acudieron a una...

Protestan contra Conagua bloqueando Constitución

Integrantes del colectivo Lupa Ciudadana protestaron por presuntos casos...

Le hacen mural a esposa del alcalde de Santa Catarina; lo borran tras críticas

Un mural realizado al exterior de las oficinas del...

Quedan 10 mineros atrapados en mina de Coahuila

Luego de un accidente que inundó tres pozos de...